Fiebre - Mitos Contra Verdades  
Volver al Indice

Los conceptos erróneos acerca de la fiebre son comunes. Muchos padres se preocupan innecesariamente y no duermen cuando su hijo tiene fiebre. Esto es lo que se llama fobia a la fiebre. En general, la fiebre es inofensiva. Deje que las siguientes verdades lo ayuden a poner en perspectiva la fiebre:

MITO: Mi hijo(a) se siente caliente, asi que tiene fiebre.

REALIDAD: Los niños se pueden sentir calientes por varias razones tales como el jugar muy fuerte, llanto, salir de una cama caliente o estar afuera en un día caluroso. Están "soltando el calor". La temperatura de su piel debería regresar a lo normal dentro de 10 a 20 minutos. Una vez que estas causas se excluyen, cerca del 80% de niños que se sienten calientes y actúan enfermos verdaderamente tienen fiebre. Si quiere estar seguro, tómeles la temperatura. Los siguientes son los puntos limite para fiebre utilizando diferentes tipos de termómetros:

  • Termómetro rectal, oído o de arteria temporal: 38.0° C (100.4° F) o más
  • Termómetro oral o de chupón: 37.8° C (100° F) o más
  • Termómetro de axila (bajo el brazo): 37.2° C (99° F) o más

MITO: Todas las fiebres son perjudiciales para los niños(as).

REALIDAD: Las fiebres activan el sistema inmunológico del cuerpo y ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Las fiebres son el mecanismo de protección del cuerpo. Fiebres normales dentro de 37.8° y 40° C (100° - 104° F) normalmente son beneficiosas para los niños(as).

MITO: Las fiebres mayores de 40° C (104° F) son peligrosas o las fiebres causan daño cerebral.

REALIDAD: Las fiebres por infección no causan daño cerebral. Únicamente temperaturas de más de 42° C (108° F) pueden causar daño cerebral. Las temperaturas corporales sólo llegan a ese punto si las temperaturas del medio ambiente están muy elevadas (p. ejem., si el niño está encerrado en un auto durante un clima caluroso).

MITO: Cualquier niño(a) puede tener una convulsión febril (convulsiones provocadas por la fiebre)

REALIDAD: Sólo el 4% de los niños(as) llegan a tener convulsiones febriles

MITO: Las convulsiones febriles son dañinas.

REALIDAD: Las convulsiones febriles pueden ser muy impresionantes, pero generalmente terminan a los 5 minutos y no causan daño permanente. Los niños que tiene convulsiones febriles no tienen mayor riesgo de tener retrasos en desarrollo, discapacidad de aprendizaje, o convulsiones sin fiebre.

MITO: Todas las fiebres necesitan tratamiento con medicamento para la fiebre.

REALIDAD: Sólo las fiebres que causan molestias necesitan tratamiento. Usualmente la mayoría de las fiebres no causan malestar si no son mayores de 39° o 39.5° C (102° o 103° F).

MITO: Sin tratamiento, las fiebres siguen subiendo.

REALIDAD: Incorrecto. Debido a que el cerebro tiene su propio termostato, las fiebres por infección normalmente alcanzan un máximo de 39.5° o 40° C (103° -104° F). Raramente alcanzan 40.6° o 41.1° C (105° o 106° F). Aunque estas últimas son fiebres 'altas, no son peligrosas.

MITO: Con tratamiento, las fiebres deberían bajar a lo normal.

REALIDAD: Con tratamiento, las fiebres usualmente bajan 1° o 1.5° C (2° o 3° F).

MITO: Si la fiebre no baja (si no se puede interrumpir la fiebre), la causa es grave.

REALIDAD: Las fiebres que no responden al medicamento pueden ser causadas por virus o bacteria. No tienen relación a la gravedad de la infección.

MITO: Si puedo "interrumpir la fiebre", la infección desaparecerá.

REALIDAD: La fiebre normalmente durará de 2 a 3 días hasta que el cuerpo contrarresta los ataques del virus y consigue la ventaja. No se puede acelerar este proceso. La causa de este mito es que durante una infección, cuando desaparece la fiebre, el niño(a) normalmente está en camino de recuperación. Sin embargo, seria como magia suponer que hacer que la fiebre desaparezca más pronto (lo cual es imposible) hará que la infección desaparezca más pronto también.

MITO: Una vez la fiebre empiece a bajar con los medicamentos, debería continuar así.

REALIDAD: Normalmente, con la mayoría de infecciones víricas, la fiebre dura 2 o 3 días. Por lo tanto, cuando desaparezca el efecto del medicamento para la fiebre, ésta regresará y necesitará otro tratamiento. Una vez el cuerpo del niño elimine el virus, la fiebre desaparecerá y ya no tendrá más (normalmente al cuarto día.)

MITO: Si la fiebre es alta, la causa es grave.

REALIDAD: Si la fiebre es alta, la causa tal vez sea grave, tal vez no. Si su niño(a) se ve muy enfermo, es más probable que la causa sea grave.

MITO: La lectura exacta de la temperatura es muy importante.

REALIDAD: Lo más importante es cómo se ve su niño(a), no la temperatura exacta.

MITO: Las temperaturas orales entre 37.1° y 37.8° C (98.7° a 100° F) son fiebres bajas.

REALIDAD: Equivocado, estas temperaturas son variaciones normales. La temperatura corporal normalmente cambia durante el día. Llega a su punto máximo durante la tarde. Una fiebre de grado bajo actual cae dentro de 37.8° y 39° C (100° y 102° F).

RESUMEN: Acuérdese que la fiebre está combatiendo la infección de su hijo(a). La fiebre es buena amiga.


Author and Senior Reviewer: Barton D. Schmitt, M.D.

Content Set: Pediatric HouseCalls Symptom Checker

Pediatric HouseCalls Symptom Checker